Lorena fue asesinada por su novio con una hacha y lanzada a una fosa séptica en Ayutuxtepeque.


Lorena Beatriz Marenco Díaz, de 36 años, apenas tenía dos semanas de tener una relación sentimental con Jorge Alberto Pérez, de 22 años, quien ayer confesó a las autoridades que es el responsable de su asesinato.

“Yo la maté y la enterré”, dijo Pérez a la Fiscalía General de la República (FGR), según afirmó en conferencia de prensa Graciela Sagastume, Jefa de la Unidad de Atención a Mujeres. La confesión fue de manera espontánea, dijo la jefa fiscal de Mejicanos, Raquel Campos.

Jorge Alberto Pérez Hernández, de 22 años, se entregó cuando un grupo de agentes de la PNC e investigadores lo acorralaron en su casa  en el municipio de Ayutuxtepeque. Al interrogarlo, con su propia voz aceptó que mató a su novia Lorena Beatriz Marenco Díaz con una hacha.

A pesar de la confesión de Pérez, la orden de detención en su contra solo se giró por el delito de privación de libertad y se está trabajando para poder fundamentar el otro delito, explicó Sagastume. “La línea de investigación indica que sí lo fue”, agregó.

En la vivienda del Peréz los investigadores encontraron el hacha, un azadón, un cuchillo, una sábana, un pantalón de tela, una camisa tipo polo, una camisa color verde, un delantal con estampado del negocio donde trabaja Lorena Beatriz y su celular en mal estado.

Jorge Alberto y Lorena Beatriz vivían juntos desde hace meses. Ella tenía 36 años de edad y según sus conocidos tenía cuatro hijos cuando se acompañó con su novio, de 22 años.

 

Nacional

Deja un comentario